Mario Vargas Llosa, en «Elogio de la lectura y la ficción»


Mario Vargas Llosa, en «Elogio de la lectura y la ficción»:

«...leer es protestar contra las insuficiencias de la vida. Quien busca en la ficción lo que no tiene, dice, sin necesidad de decirlo, ni siquiera saberlo, que la vida [...] debería ser mejor.»

·

La creatividad surge de hallar –pensando diferente del resto– ideas absurdas, para así nuevamente pensarlas y darles coherencia.

Ahí la importancia de la Lógica: porque sólo con ella es posible tanto hallar los absurdos como obtener la coherencia.

·


jueves, 4 de diciembre de 2014

SUPERPOSICIÓN

Nota1: Lea simultáneamente el
verso a la derecha y el verso
que le sigue, a la izquierda.


...como una «cosa» actuando en todas mis facetas un pérfido reflejo.
Vivo con mis hermanos, que también son mis hijos, y también mis cuñados.
Vivo entre las tinieblas de un imperio bendito por un dios transparente.
Vivo en un mar de espejos que traslúcidos muestran los vestigios de nada.
Vivo con mis hermanos, que también son mis hijos, y también mis cuñados.
Vivo en la caja eterna, la que encierra una puerta de una llave que es falsa.
Vivo en un mar de espejos que traslúcidos muestran los vestigios de nada.

Vivo, prefiero vivir en la muerte incipiente que sustentan los sueños.
Vivo en la caja eterna, la que encierra una puerta de una llave que es falsa.
Vivo, prefiero la pasión de un amor que, sin odio, no inspira compromiso.
Vivo, prefiero vivir en la muerte incipiente que sustentan los sueños.
Vivo, con la esperanza en busca de una forma que es un fantasma incierto.
Vivo, prefiero la pasión de un amor que, sin odio, no inspira compromiso.
Vivo como una presa que lo contiene todo por favor y con permiso.
Vivo, con la esperanza en busca de una forma que es un fantasma incierto.

Vivo y tengo la angustia de algún vacío rebelde que entiende todo y nada.
Vivo como una presa que lo contiene todo por favor y con permiso.
Vivo que a diario muero al paso del tiempo que avanza tan ingrato.
Vivo y tengo la angustia de algún vacío rebelde que entiende todo y nada.
Vivo y siento último lo que mediocre ajusta logrando ser primero
Vivo que a diario muero al paso del tiempo que avanza tan ingrato.
como una «cosa» actuando en todas mis facetas un pérfido reflejo.
Vivo y siento último lo que mediocre ajusta logrando ser primero

Vivo entre las tinieblas de un imperio bendito por un dios transparente.
como una «cosa» actuando en todas mis facetas un pérfido reflejo.
Vivo con mis hermanos, que también son mis hijos, y también mis cuñados.
Vivo entre las tinieblas de un imperio bendito por un dios transparente.
Vivo en un mar de espejos que traslúcidos muestran los vestigios de nada.
Vivo con mis hermanos, que también son mis hijos, y también mis cuñados.
Vivo en la caja eterna, la que encierra una puerta de una llave que es falsa.
Vivo en un mar de espejos que traslúcidos muestran los vestigios de nada...

[sigue (y comienza) indefinidamente
la lectura con el mismo canon]


Nota2: A menos de violar el principio de coordinación de F. de Saussure,
se recomienda leer el poema con alguien igualmente solitario que
el autor (si es que dicha soledad no impide la lectura).

4 de Diciembre de 2014


No hay comentarios:

Publicar un comentario