Mario Vargas Llosa, en «Elogio de la lectura y la ficción»


Mario Vargas Llosa, en «Elogio de la lectura y la ficción»:

«...leer es protestar contra las insuficiencias de la vida. Quien busca en la ficción lo que no tiene, dice, sin necesidad de decirlo, ni siquiera saberlo, que la vida [...] debería ser mejor.»

·

La creatividad surge de hallar –pensando diferente del resto– ideas absurdas, para así nuevamente pensarlas y darles coherencia.

Ahí la importancia de la Lógica: porque sólo con ella es posible tanto hallar los absurdos como obtener la coherencia.

·


miércoles, 25 de diciembre de 2013

DEBILIDAD ALEGRE


Para aquellos esclavos de la eternidad,
porque ésta implica un esfuerzo
constante en la agobiante espera.


El Arte busca, al igual que la Ciencia y que toda disciplina donde sus practicantes la ejerzan reiterativamente por no yacer conformes, la verdad. La Ciencia, por una parte, se hace valer de la evidencia para garantizar, en lo posible, que las descripciones y deducciones llevadas a cabo sobre la realidad sean coherentes. Asimismo, el Arte se hace valer de las obras de Arte como campos de trabajo experimental, donde convocan al extremo y por medio de la imaginación, las características de la realidad que se reconoce en el instante de intentar llevar las palabras, los sonidos o los colores a una forma comprensible, al menos, para el artista.

No obstante, ya lo diría una parábola sabia, «Quien tenga ojos, que vea. Quien tenga oídos, que oiga». En el Arte parece que todo se encuentra escondido, como si, en la Poesía, las ideas tuvieran que refugiarse en palabras rebuscadas y rimas más allá de lo concebible en el habla cotidiana; o como si, en la Música, con las notas y sus tiempos se estuvieran codificando secretos. Al contrario de la Ciencia, en el Arte no se toma consideración prioritaria de quienes interpretan las obras. Pero regresando a la condición inicial, «Quien tenga ojos, que vea», la intención que caracteriza el trabajo del artista, situación que retará a la paciencia del observador de una pintura o al lector de una novela, es la de tener un doble criterio para evaluar a los objetos más allá de su belleza o fealdad intrínsecas. Esto es semejante a alcanzar a comprender el doble sentido en las frases con el albur común y corriente.

Sólo que a diferencia de las frases vulgares (no por ello innecesarias), una verdadera obra de Arte suele sugerir significados que incluso el artista no logre explicar con palabras sencillas, o bien, que no pueda revelar por presentarse circunstancias persecutoras y de ahí el motivo de haber realizado una enorme escultura, por decir, como para que Miguel Ángel expresara con El David su admiración profana y herética, en tiempos donde la tolerancia ni siquiera como concepto existía, de una homosexualidad oculta. Aunque, por supuesto, no es el único tema que tratan los artistas, y dicho sea de paso, cada cabeza sigue siendo un mundo y cada loco vive en sus ideas. No es la misión de esta publicación breve la de aclarar qué deseaban o qué no comunicar los artistas de obras famosas o abandonadas, sino de presentar una pauta con la cual evaluar la siguiente composición musical.

***

Realizada para piano, escrita con MuseScore y audible en Winamp, está dada por el archivo OGG nombrado Debilidad alegre.

La partitura de Debilidad alegre se presenta bajo el pseudónimo Gödel, lo cual se espera sea suficiente para considerar la originalidad de la obra.

Y, como desde el título se sugiere, quisiera exhortar a los "oidores" a imaginar cómo se logra la alegría en la debilidad, y cómo se sobrelleva y vive. No es casualidad que la melodía tenga inscrita tanta repetitividad y, quizá, monotonía. Sin más que explicar (no es misión del artista explicar su obra, sino darla a conocer), ojalá que el amable lector la disfrute.

25 de Diciembre de 2013


No hay comentarios:

Publicar un comentario